Entrevista a Israel Hergón

“Un buen manejo de la Comunicación Oral puede ser un motor de cambio y transformación social”

Social&People inicia una serie de cursos en torno a la comunicación con Israel Hergón, narrador oral, experto en artes escénicas, intervención social y desarrollo de habilidades.

Israel Hergón nos propone abandonar los miedos y eliminar las barreras que nos impiden comunicar y transmitir. Su pasión por los cuentos y los escenarios brotó mientras trabajaba de monitor de tiempo libre. Ese interés le llevó a formarse y a dedicarse a la narración oral en todas sus manifestaciones. Si te apetece vencer esos nervios que te asaltan cuando tienes que hablar en público, dirigir una reunión de grupo o pronunciar unas palabras en un evento familiar apúntate a los cursos de Israel Hergón, de una manera lúdica y divertida aprenderás a mejorar tu comunicación con los demás.

¿Cuándo decidiste dedicarte al Trabajo Social y a los proyectos grupales y comunitarios?

Esta es una gran cuestión. La verdad es que yo estuve 3 años estudiando Administración y Dirección de Empresas. Pero, paralelamente, empecé a ser voluntario en una entidad con personas con discapacidad intelectual, haciendo actividades de ocio. Así que, me metí en eso de ser Monitor de Tiempo Libre, empecé a sentirme mucho más cómodo, veía que sacaba más partes de mí… así que di decidí dar el salto a Trabajo Social. Esta carrera porque es la que más parte de gestión y coordinación tiene en lo social. Luego, la parte grupal y comunitaria fue surgiendo con más importancia en la carrera. Aunque creo que, de donde yo venía, también lo marco. Siempre me ha parecido más interesante trabajar en pos de empoderar a un grupo, colectivo, comunidad… porque si les empoderas como entidad propia su potencial de provocar transformación social es mucho mayor que el de las individualidades.

A estos proyectos los sazonas con Narración Oral y Artes Escénicas ¿Cómo nace esa inquietud y curiosidad por la comunicación y la narración oral?

El origen viene a ser similar. Trabajando de Monitor uno empieza a realizar muchas escenificaciones, a “disfrazarse”, a teatralizar juegos… Y los cuentos de manera concreta. Siempre recordaré mis campamentos con menores con TDAH, en los que, para facilitar que se durmieran otra monitora y yo les contábamos (más bien leíamos muchas veces) un cuento. Era genial lo que provocaba en el grupo, ya no solo el hecho de dormirse.

Todo esto caminaba hasta que, en la asociación universitaria en la que estaba, organizamos unas Jornadas de Trabajo Social Alternativo, en el que incluimos un día de Artes Escénicas. Ese día conté cuentos por primera vez y hubo una de las actuaciones, en plena puerta de la Facultad de Trabajo Social. Fue de unos colegas que utilizaban el circo y los malabares para trabajar con menores y discapacidad. Esa actividad mostró claramente como trabajaban, los principios y valores que había detrás, hubo crítica al sistema, motivaron, nos contaron sus proyectos… Y todo a través de una actuación, del teatro. Entre que tenía algo dentro y los buenísimos comentarios de compañeros me di cuenta que, eso mismo, es lo que yo quería hacer.

¿Por qué decides enseñar a otros a comunicar, a aprender habilidades para hablar bien y transmitir ideas y sentimientos?

Cuando empecé a formarme en Narración Oral, en contar cuentos, me empezó a servir personalmente mucho más allá del hecho artístico. Mi idea era aprender algo para utilizarlo en mi trabajo en campamentos. Aunque ya rondaba la idea de posibles cosas en el futuro.

El asunto es que esa utilidad personal, poco a poco, fui siendo consciente que me estaba permitiendo expresar mejor mis ideas, estructurarlas más adecuadamente, conseguir mayores entendimientos en el trabajo en equipo, debatir de una manera más fluida… Al fin y al cabo, mejoraba mi comunicación oral. Y que eso estaba implicando un crecimiento personal y profesional más que interesante y positivo.

Partiendo de esto reflexioné sobre la idea que no es muy común trabajar esta habilidad social (así considero yo a la comunicación oral). Al contrario, desde pequeños solemos enfrentarnos a ella desde la tensión (sobre todo cuando hablamos en público). Y que aprendiendo a disfrutar, a gestionar las emociones negativas y transformándolas en positivas nos permite ese crecimiento. Así que quise compartir estos aprendizajes, saberes y experiencias desde el objetivo de empoderar al individuo.

¿Cómo son los talleres que has preparado para impartir en Social&People? ¿Qué nos enseñarás?

Pues para la píldora formativa serán 2 horas en la que buscaré que tengamos claros los elementos base que, considero, están presentes en toda Comunicación Oral. Además, las posibles herramientas escénicas que podemos utilizar y poner a nuestro favor en determinados contextos (sobre todo hablar en público).

Partiendo de esto, el taller será lúdico, participativo y dinámico. Haremos algunos pequeños juegos y dinámicas, para vivenciar y visualizar mejor algunos de los contenidos. Considero importante esta metodología más práctica porque las habilidades es como el deporte, hace falta entrenarlas. Y, sobre todo como primer paso, que empecemos a ser conscientes algo que, todas las personas, tenemos en la inconsciencia. Porque cualquiera es capaz de evaluar si te ha captado o no una presentación o como explicaba un profesor. El asunto es que desconocemos con detalle las razones que lo explican.

¿Para qué nos servirán esos Tips y herramientas?

El trabajo no solo nos servirá para el momento de hablar en público, que es lo que uno pensaría ante este tipo de cursos. También nos sirve para afrontar momentos de entrevista de trabajo, una negociación, una reunión de equipo… Incluso hasta como nos comunicamos con nuestra pareja, hijos, amigos… Por eso hablo de Comunicación Oral, porque es un tipo de comunicación que está presente en nuestra naturaleza como seres humanos. Y es nuestra principal vía de socialización.

¿Aprender a comunicar nos hará más fácil la convivencia personal y profesional?

Por supuesto. Todo lo planteado ya puede permitirnos intuir todo lo que puede reportar. A parte de todo el crecimiento y desarrollo personal que reporta, el empoderamiento para cada persona, considero que un buen manejo de la Comunicación Oral puede ser un motor de cambio y transformación social. Porque creo que muchos conflictos se podrían resolver aprendiendo a manejarla, ya que nos permitiría expresarnos, escucharnos, entendernos y comprendernos más y mejor.

¿A quién se dirigen los cursos?

Los cursos se dirigen a cualquiera que tenga interés en mejorar esta habilidad, porque, como decía antes, es algo que afecta a muchos planos de la persona.

Ahora bien, si es cierto que tiene un especial interés para aquellas personas que se desenvuelvan comúnmente en espacios de negociación, venta, hablar en público, trabajo en equipo…  Así, emprendedores (que cuentan proyectos, productos o servicios), profesionales que realicen intervención grupal (como formación) y estudiantes (que presentan trabajos o tesis) son algunos ejemplos de perfiles más concretos.

Además de enseñar y aprender también actúas en escenarios para todo tipo de públicos ¿Cómo son esas actuaciones?

Pues estas actuaciones son de Narración oral, contar cuentos. Cuando hago esto siempre marco que es mi lado artístico. Que en el momento que me subo a un escenario para hacer arte, eso es lo que pretendo y no conseguir trabajar con las personas, el desarrollo, concienciar… o un largo etcétera que muchas veces se asocian. Todo esto, en ese momento, puede venir por inercia, por lo que los cuentos conllevan en sí mismo. Pero, en ese contexto, para mí lo importante es que el público disfrute, entretener, haya escuchado buenas historias y se hayan emocionado.

Partiendo de esto, a la hora de contar siempre lo enfoco como se hacía tradicionalmente alrededor de la hoguera o el brasero (con su mesa camilla respectiva) o en la plaza del pueblo. Un acto social en el que se compartían historias y relatos, en el que había alguien que contaba la historia pero no dejaba de lado que era un acto vivo de comunicación, que ocurría en ese instante. Un momento en el que importaba tener una buena historia y resaltaba el poder de la palabra dicha, sin necesidad de grandes “teatralidades”. Esa esencia sí que es cierto que busco transmitir en mis espectáculos y sesiones. Y, al fin y al cabo, esa esencia es la de la oralidad que trabajo en mis talleres.

Más información sobre Israel Hergón
Web
Facebook
Twitter@israelhergon
Instagram

Todas las fotos cedidas por Israel Hergón a Social&People

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *