Bienestar emocional para una vida más feliz y plena

¿Te apuntas a la dieta de la felicidad?

Ayer nuestra compañera, Laura Usar ofreció una conferencia acerca del Bienestar emocional para una vida más feliz y plena en el Colectivo de Mujeres de Majadahonda.  

Durante una hora Laura nos explicó cómo sentirnos bien, en armonía y equilibrio, con nosotros mismos, con las personas que comparten nuestra vida y con el mundo que nos rodea, porque aprender a gestionar nuestras emociones y pensamientos contribuirá a nuestra buena salud mental, física y emocional. Laura nos desveló los ingredientes necesarios para comenzar esta Dieta de la felicidad. Un plan de autoconocimiento en el que deberemos poner los cinco sentidos porque, como cualquier dieta,  la que nos aportará felicidad funciona si la practicamos y la convertimos en un hábito diario.  Eso sí, el esfuerzo merece la pena porque esta dieta de la felicidad nos permitirá saborear la vida y extraer todo lo bueno que nos ofrece cada día. Todas las asistentes hemos comenzado hoy esa dieta.  Nos hemos levantado esta mañana preguntándonos qué semillas de felicidad sembramos ayer y estrenando nuestro cuaderno de emociones. Y no nos hemos olvidado de pulverizarnos con una gotitas del perfume de la felicidad.

El equipo de Social&People al finalizar la conferencia

La vida es conocerse, nos dijo Laura, saber identificar nuestras emociones básicas y aceptarlas, hacer nuestra propia alquimia de emociones. Y tras este conocimiento elegir, porque todo depende de nuestras elecciones, de nuestra actitud cada día, de hacia dónde miremos y cómo. Laura nos fue guiando por este camino vital de autoconocimiento, ofreciéndonos preguntas y aportando ingredientes para que iniciemos la senda que nos llevará hacía el optimismo inteligente. Y todo este viaje siempre es mejor en compañía de los otros y para reflexionar sobre la importancia de nuestras relaciones con los demás Laura nos leyó dos cuentos: el cuento africano UBUNTU (UBUNTU significa: “Yo soy lo que soy por lo que somos todos“) y “Los fueguitos” de Eduardo Galeano.

Ubuntu

Un antropólogo estudiaba los usos y costumbres de una tribu en África, y al estar siempre rodeado por los niños de la tribu, decidió hacer algo divertido para ellos. Consiguió una buena porción de dulces de la ciudad y los colocó dentro de un canasto decorado con cintas y otros adornos y luego dejó el cesto debajo de un árbol.

Así, llamó a los niños y coordinó un juego, que consistía en que cuando él dijera “Ya”, tenían que correr hasta el árbol y el que primero agarre el cesto sería el ganador y tendría todos los dulces exclusivamente para él solo.

Los niños procedieron a colocarse en fila, esperando la señal acordada.

Cuando dijo “Ya”, inmediatamente todos los niños se tomaron de las manos y salieron corriendo juntos en dirección al canasto. Todos llegaron juntos y comenzaron a dividirse los dulces, y, sentados en el piso, comieron felices.

El antropólogo fue al encuentro con ellos e indignado pregunto porque tuvieron que ir todos juntos, cuando podrían haber tenido uno de ellos el canasto completo.

Fue ahí cuando ellos respondieron:

“UBUNTU, UBUNTU!!

¿Cómo sólo uno de nosotros podría ser feliz si todo el resto estuviera triste?”

Y también saboreamos las palabras de Eduardo Galeano en su cuento “Los fueguitos”

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

—El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bo

bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *